Seleccionar página

Blog

MANTENTE INFORMADO DE TODAS LAS NOVEDADES

RECOGIDA DE SETAS EN OTOÑO

Nov 5, 2020

Disfrutar de la naturaleza, del monte, de la recogida de setas

Estamos de nuevo en otoño tiempo de recogida de setas y lo primero que nos viene a la cabeza es lluvia, monte, bosques coloridos, hojas caídas y como no…Las tan apreciadas setas! Por eso, que si podemos por esto del Covid dichoso, tenemos que hacer excursión a las zonas más cercanas que tengamos y hacer un escarceo, a ver como se ve el panorama. Las condiciones más adecuadas para la proliferación de las setas son la humedad provocada por las lluvias de final de verano y la buena temperatura, un frío moderado que mantenga esa humedad y la ausencia de viento que no las seque. 

Todo va a depender de las próximas lluvias y del frío para una buena recogida de setas de otoño. En la zona nuestra de Pirineos y prepirineo, empieza a haber algo. Pero todo dependerá de las próximas lluvias que ya están cayendo. Creo que se va a mejorar el panorama, así que ya podéis ir haciendo planes para el finde, porque esto pinta bien, lo único malo es que en las cumbres ya se han producido las primeras nevadas importantes.

Setas comestibles más conocidas 

A pesar de que en la naturaleza se pueden encontrar miles de tipos de setas, las más conocidas y populares que se pueden recoger en otoño son la seta de cardo, el níscalo o robellón, los boletus del grupo edulis, trompetilla amarilla y negra, champiñones silvestres, senderuelas, y la seta de pie o pezón azul.
Depende de la zona y características de su entorno, recogerás unas más que otras. Yo por ejemplo, en la zona del Sobrarbe, Valle de Broto, la que más se recoge es el níscalo o robellón, pero también he recogido pie azul, matacandil, lengua de vaca, algunos boletus. En cambio, en la zona de Ribagorza, Serraduy si que he visto robellón, patas de rata, boletus . En la zona de Sobrarbe, Ainsa, he recogido casi siempre trompetilla amarilla, aunque también hay mucho robellón.
Todo depende del terreno y sobre todo, de que previamente haya llovido bastante.

recogida de setas en otoño

Consejos para coger setas 

Como toda actividad en el medio natural, la recogida de setas en otoño debe hacerse de manera respetuosa con el medio ambiente y evitar dañar el entorno.  Así, se recomienda llevar una cesta, con una navaja y si lleva un pincelito para ir limpiándolas, mejor y no destruir la zona en la que nacen los hongos.

En lo que respecta a la selección de hongos, bajo ningún concepto se deben recolectar aquellas setas que se desconocen, no se deben destruir y sobre todo nunca ingerirlas ante cualquier duda. 

Se deben recoger y consumir solamente aquellas setas que se conozcan bien y ante la mínima duda, no se han de recolectar. Además, hay que recordar que se deben respetar las setas no comestibles y no destruirlas en el campo. 

Buenas maneras para una recolecta de setas en otoño sostenible:

1. Respetar las vedas y los kilos mínimos de recogida

Son unas tasas que ayudan a censar el número de recolectores que frecuentan el bosque y de esa forma, tener un conteo estadístico para estimar poblaciones. A veces, suponen un gasto desproporcionado, pero es necesario que a pinares y zonas con elevada afluencia se les exija una regulación.

Según el Gobierno de Aragón, para una recogida episódica de setas, el condicionante de que sea inocuo ambientalmente es una recolecta limitada a 3 kg de setas por persona y día.  Aunque existen diferentes permisos que pueden exceder esa cantidad, como el permiso  ordinario, permisos comerciales o permisos para miembros de asociaciones micológicas.

Hay que respetar los cotos, de las zonas que estén reguladas, en Aragón existen 103 montes acotados para la recogida de setas. En Huesca hay 73, de los que 64 son de utilidad pública o de ayuntamientos y los otros nueve pertenecen al Gobierno aragonés.

Por ejemplo, para ir a coger setas en la zona de la Cunarda habrá que hacer un pago previo en Colungo de 3€ por persona y día en una máquina expendedora situada en la báscula de la entrada del pueblo.

2. Utilizar cestas de mimbre

Ya que la seta necesita cumplimentar su función biológica reproductiva, que se realiza mediante la emisión de esporas, con la cesta facilitamos esa emisión mientras la transportamos, además de conservarla adecuadamente en un envase transpirable.

3. Correcta extracción

Lo primero que nos viene a la cabeza es la forma de cogerlas que siempre hemos hecho, que ha sido con una navaja cortar el mango y dejar un trocito en la tierra, pero claro hay debate para esto, por lo que no hay una respuesta correcta. Todo depende de la finalidad de la recolecta, si es una recolecta recreativa para consumo, lo ideal es una extracción con corte sobre la parte inferior del cuerpo fructífero y una limpieza sobre el propio terreno, depositando en él los pies y las partes desechadas.

Sin embargo, si se trata de una recolección específica para exposición o para identificación de una especie en laboratorio por diferentes técnicas, lo correcto es arrancar para conservar la totalidad del cuerpo fructífero, arrancamos haciendo un poco de palanca para extraerla entera y tapamos el agujero ocasionado.

4. Recolectar ejemplares maduros

Ocurre mucho, con el conocido “robellón” (Lactarius deliciosus), que a veces, se recolectan ejemplares que parecen botones y si bien resultan graciosos a nivel de recolecta, resulta que son cuerpos fructíferos poco desarrollados, que bajo condiciones idóneas de humedad proliferan hasta alcanzar tamaños considerables.

5. Llevar material e ir equipado.

Siempre que se sale al monte se debe ir bien equipado, pero para una recolecta de setas, es esencial llevar cesta, navaja, ropa larga y de abrigo, algo de comida y agua.

Se encuentra penado por ley la remoción del suelo de forma que se altere la capa vegetal superficial, ya sea manualmente o utilizando herramientas como rastrillos, azadas, hoces, picos, palas, u otras similares. Solo son permitidos utensilios como navajas, cuchillos o tijeras para su extracción.

También es recomendable una mochila amplia, donde depositaremos de vuelta no sólo los residuos que podamos generar nosotros, sino que también, nos llevaremos basura que podamos encontrar en el monte, ya que si todos limpiamos nuestros bosques, facilitaremos su correcto mantenimiento previniendo contaminación, impacto visual y posibles focos de incendios.

Por último, disfrutar...

Una norma genérica por parte de cualquier aficionado micológico, sería un respeto sistemático a todo el espacio natural en el cual nos encontramos para seguir manteniendo esta relación simbiótica que nos ofrecen los bosques para mejorar, nuestra calidad de vida, nuestra gastronomía, nuestra salud  y nuestra mente.

Por lo tanto, el beneficio que obtenemos no sólo es la recolección de setas en otoño, sino que el paseo por el bosque ha de servir como una terapia, como una simbiosis, como un servicio eco sistémico más, del cual nos beneficiamos al conectar con la naturaleza.
Por supuesto una buena puesta en cocina es importante, disfrutar cogiendo las setas, pero más saboreándolas en su mejor época y así de bien, las preparan en el restaurante Balcón del Pirineo sito en la localidad oscense de Buesa y a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. También, es un lugar muy apropiado como alojamiento, ya que, disponen de apartamentos y habitaciones de turismo rural.

Nuestra recomendación, en cuanto a campings de la provincia de Huesca, para establecer nuestro campamento base, sería la siguiente, siempre en función a la zona de Huesca que vayamos:

SOBRARBE: Camping Boltaña, Camping Peña Montañesa, Camping Bielsa

VALLE DE TENA:
Camping Gavín

RIBAGORZA: Camping Lago Barasona, Camping La Borda D’Arnaldet

Camping Lago Barasona

Esperamos que todo esto, sirva de ayuda en tu «Escapada Micológica» por la provincia de Huesca, ahora quedamos a la espera de recibir tus comentarios, fotos, etc…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: